Elisabeth era una mujer enferma de cáncer con 4 hijas. Después de morir su mejor amiga acogió a las pequeñas en su hogar y las adoptó. Un hecho poco habitual que ha emocionado a la opinión pública estadounidense.

El caso de Elisabeth Diamond y Laura Ruffino es un gran ejemplo de lealtad verdadera y de amistad a prueba de bomba. Eran amigas de toda la vida y compartieron buenos y malos momentos.

Hace unos años Elisabeth contrajo un cáncer que no pudo superar. Su amiga estuvo siempre a su lado en su enfermedad y demostró que su amistad era fiel y leal.

Prometió a Elisabeth que si ella moría adoptaría a sus hijas, promesa que cumplió y su ejemplo de amistad ha dado la vuelta al mundo, enterneciendo muchos corazones de ver que esas criaturas tienen una nueva mamá, tras perder su único sostén en esta vida.

Aunque el vídeo está en inglés, reproducimos el contenido, porque merece mucho la pena. Las imágenes hablan por sí solas.

Ejemplos como estos hacen el mundo cada vez más humano. Si esto hacen personas por pura generosidad humana, cuanto más debemos estar dispuestos a hacer los católicos.