Un individuo entró en una iglesia de Brasil, consagrada a la Virgen de Fátima, y rompió el altar con una especie de martillo. El profanador igualmente golpeó diferentes partes del presbiterio, que quedó en una estado lamentable.

Gracias a la intervención heroica de varios feligreses pudieron detener al vándalo hasta que llegó la policía y pagará por sus hechos. Unos días antes la misma persona quiso armar jaleo en la Santa Misa y fue desalojado por los fieles.

Deseamos un pronto restablecimiento del altar y que el culpable pague los gastos ocasionados en el altar así como una fuerte indemnización por los daños morales ocasionados.

Tras el destrozo la parroquia será cerrada durante unos días hasta que se reparen los desperfectos. Mons. Edney Gouvêa Mattoso, oficiará la Santa Misa para desagraviar esta triste acción. La Diócesis de Nova Friburgo y su obispo manifiestan su dolor y lamentan el incidente, lleno de odio e intolerancia.

Hechos como el narrado son cada vez más habituales, debemos rezar mucho por la Iglesia, por la santidad y perseverancia de los sacerdotes y para que hechos como estos no se repitan. En cualquier caso debemos pedir fortaleza al Señor para los momentos de persecución. No solo son ataques a las iglesias en todo el mundo sino que muchos católicos continúan derramando su sangre por Cristo.

NO SE PIERDA EL MISTERIO DE FÁTIMA

Tercer Secreto de Fátima, ¿Misterio sin resolver?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Este formulario recoge su nombre, email y consentimiento, para que podamos tener una trazabilidad de los comentarios que los lectores hacen en el sitio web. Para más información consulte nuestra política de privacidad, donde encontrará más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos sus datos.