A mediados de los 80 en Chile se dio un diagnóstico prenatal muy extraño, que mostraba en la tripita de Rosa Silva una monstruosa criatura con tres brazos y dos cabezas. Los facultativos le insistieron que debía abortar ese monstruo.

Pero la madre no quiso abortar a pesar de todo. Finalmente una ecografía más precisa mostró que no era un niño deforme sino dos hermanos gemelos que estaban muy juntos.

Tras tener a las criaturas sanas y salvas la madre tendría la gracia años más tarde de ver que sus hijos Felipe y Paulo abrazaron el sacerdocio.

NO SE PIERDA EL VÍDEO

También te puede interesar...

Artículo anteriorIMPACTANTE: Los tipos más duros del rock que se rinden ante el amor de Cristo
Artículo siguienteCatólico puedes permitirte ser FEO, pero no ser PECADOR…. CONFIÉSATE
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica