Esto nos recuerda a Génesis, Capítulo 3, 15. donde Dios le dice a la serpiente: “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu descendencia y la de ella”. Y Nosotros somos descendientes de la mujer.