Siguen proliferando las blasfemias y burlas por odio a la fe y si nos las sacamos a la luz y reparamos pasan desapercibida porque lamentablemente no es noticia para muchos denigrar a la IGLESIA CATÓLICA, A NUESTRO SEÑOR Y A LOS SANTOS.

Recientemente podíamos ver en twitter de @HispaniarumM este insulto repuganante insulto a fe católica en la discoteca La cuenta patriota y católica afirma: “No sabemos si la diocesis de tenía constancia de esta ofensa y si puede hacer algo al respecto”

Les invitamos a hacer reparación, hacer posible ante el Santísimo Sacramento, con esta sencilla oración que pueden imprimir.

ORACIÓN DE REPARACIÓN

Señor Jesús, nos arrodillamos ante Ti, reconociendo tu presencia real en el Santísimo Sacramento. Te agradecemos inmensamente tu permanencia con nosotros, y la fe que nos has dado.

Con profundo dolor sentimos que tantos hombres, redimidos por ti, te olviden y ofendan; que en tantos sagrarios estés solitario y en tantos hogares no seas invitado.

Nosotros, arrepentidos de nuestros pecados, queremos en la medida de nuestras fuerzas hacerte compañía por cuantos te abandonan, y dedicarte completamente nuestra vida, como ofrenda y desagravio a tu Corazón lleno de amor hacia nosotros.

Santa María, Madre nuestra, confiamos en tu Inmaculado Corazón para que nos alcances gracias para perseverar en la fe, animarnos por la esperanza y vivir la caridad, como satisfacción por todos nuestros pecados y para la salvación del mundo.

Por todas las blasfemias, sacrilegios, profanación de fiestas, que se cometen contra el nombre de Dios y contra sus templos.

-Perdón, Señor, perdón.

Por todos los ataques a la Iglesia, persecuciones y propagandas de ateísmo.

Por los apóstatas, los que desprecian el Magisterio de los Papas y todos los falsos profetas.

Por todas las opresiones de gobierno, de esclavitud, de delincuencia; y todas las injusticias laborales, familiares, sociales.

Por todos los actos inhumanos de violencia, asesinatos, torturas, malos tratos; robos, estafas, extorsiones.

Por toda la inmoralidad y corrupción: en el trabajo profesional, en las relaciones, espectáculos, diversiones, modas, lecturas, bebidas, drogas.

Por todos los pecados de escándalo y de respeto humano.

Por todos los pecados contra la santidad de la familia y contra el amor fraterno.

Por los sacerdotes indignos, por los políticos ambiciosos, por todos los abusos de autoridad.

Cristo Jesús, pedimos en especial a tu Corazón que concedas gracias abundantes a los más necesitados; y que nunca permitas nos apartemos de Ti; sino que aprendiendo en tu Corazón nuestros sentimientos y juicios cada día nos parezcamos más a Ti. Amén.