Unos fieles han hecho con sus manos lo que el pueblo católico había hecho ya en sus oraciones: Arrancar la idolatría a la Pachamama de la Iglesia de Santa María en Traspontina y arrojarla al río Tíber.

Al final, sí. El Amazonas ha desembocado en el Tíber.