Una de las preguntas más frecuentes que los jóvenes hacen a los sacerdotes es “¿cómo hemos descubierto la vocación?”. Esa pregunta no la hacen para saber si ellos tienen vocación, sino para saber cómo es en sí misma la vocación, como buscando una definición.