Llegará el momento inevitable en el que tendremos que tomar una decisión grave ante los enemigos de la Iglesia, aunque sean curas y obispos con aparente “corrección”. Como les sucedió a los católicos en tiempo de los Arrianos, en tiempo de Lutero, en tiempos de Enrique VIII y en tiempos de persecución comunista:

– En tiempos de Arrio, la mayoría de los obispos apostataron y excomulgaron invalidamente a San Atansio y compañeros. Pero he aquí que la historia ha hecho justicia y Atanasio y sus compañeros han subido a los altares y la mayoría de obispos traidores no.

– En tiempos Lutero muchos catolicos tuvieron que dar la cara contra la reforma protestante y por ello fueron perseguidos y/o masacrados. Pero ahora reinan gloriosos en el cielo, pero Lutero no.

– En tiempos de Enrique VIII y de su sangrienta persecución contra sus súbditos fieles al catolicismo, muchos murieron decapitados como Santo Tomás Moro y algunos obispos y sacerdotes que sí dieron la cara contra el cisma de la mayoría de los obispos apóstatas. Hoy los mártires ríen en la gloria eterna, ¿pero Enrique VIII y sus seguidores donde se encuentran ahora mismo

– En tiempos de las persecuciones comunistas muchos católicos dieron su sangre antes que apostatar. Y ahora descansan en el Señor eternamente.

En la revolución actual del modernismo denunciada ya por profecías y Santos; invadida por una teología y liturgia protestantizada en muchos casos, por un modernismo condenado por San Pio X; llegará el momento en que tendremos que dar la cara y decidir en qué bando estamos, queramos o no. En tiempos de crisis y traición a la fe, la mediocridad no es compatible con un verdadero católico.”

P. Ricardo Ruiz Vallejo+

“¡Bienvenidos los tiempos de persecución, porque ellos nos limpiarán de traidores!”

José Antonio Primo de Rivera