Impresionante momento en el que Santa Teresa ante un Cristo muy llagado cae en la cuenta que mal había pagado esas llagas, llora sus pecado y tiene un cambio radical de vida. NO SE LO PIERDAN.

También te puede interesar...

Artículo anteriorLa ordenación de hombres casados a debate en Sínodo de la Amazonía
Artículo siguienteSi te burlas del Papa Francisco, te estás burlando de Jesucristo. Toma nota
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica