Los religiosos de la abadía benedictina que custodia los enterramientos del Valle de los Caídos han celebrado este domingo su misa en una explanada aledaña a su convento, pues la basílica estaba cerrada por el Gobierno de Sánchez.

El prior Santiago Cantera ha buscado en vano con un abogado las vías para un recurso a la orden de cierre, pero estiman sus asesores que solo sería atendido después de que el cierre hubiese concluido. Según fuentes cercanas a la comunidad de frailes, estos se proponen oficiar su misa diaria y contractual por los caídos y por Franco a la intemperie mientras dure la clausura del templo horadado en el risco de Cuelgamuros.

También te puede interesar...

Artículo anteriorEl primer ex protestante ya es santo católico: John Henry Newman
Artículo siguienteSan Francisco de Jerónimo obliga a un cadáver a confesar que está en el infierno
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica