“…El Relativismo es un cáncer ideológico de nuestro tiempo que preocupa enormemente al Papa, y todo lo que sea fidelidad a la verdad se le pone una etiqueta peyorativa: fundamentalismo, intrasigencia, intolerancia… como si la fidelidad a la verdad fuera mala…”