La pornografía consiste en sacar de la intimidad de los protagonistas actos sexuales, reales o simulados, para exhibirlos ante terceras personas de manera deliberada. Ofende la castidad porque desnaturaliza la finalidad del acto sexual. Atenta gravemente a la dignidad de quienes se dedican a ella (actores, comerciantes, público), pues cada uno viene a ser para otro objeto de un placer rudimentario y de una ganancia ilícita. Introduce a unos y a otros en la ilusión de un mundo ficticio. Es una falta grave. Las autoridades civiles deben impedir la producción y la distribución de material pornográfico.

Lo primero que hay que hacer es rezar a María Santísima para que nuestro hijo salga de mal hábito. Lo segundo hacerle ver lo malo que es en cuanto ofensa a Dios lo primero y degradación personal lo segundo. Hay que mostrarse comprensivo, pero firme para hacerle ver a nuestro hijo que tiene que cortar de raíz con ese pecado tan degradante. Y por último poner los medios necesarios, si es preciso privarle del móvil y del acceso a intenet. Lógicamente a según que edades esto no es siempre posible, pero en cualquier caso la oración, la firmeza y el diálogo y el buen ejemplo pueden ayudar, así como las buenas lecturas y las buenas compañías.

El Padre Pedro Núñez en el programa “Conozca Primero su Fe Católica” de EWTN nos da unos consejos eficaces para poder vencer el vicio de la pornografía.

También te puede interesar...

Artículo anteriorQuemar a los muertos es algo luciferino
Artículo siguiente¿Es moralmente lícito que un hombre mayor se enamore de una mujer joven?
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica