Me acuerdo de una prima mía que de niña decía que quería ser niño. Le dio por llevar pantalones y cortarse el pelo a lo chico, hasta había escogido un nombre masculino que le gustaría fuese el suyo. No sé cuánto le duró esa ventolera, que gracias a Dios se le pasó sin dejar secuelas. Os hablo de hace más de cuarenta años. Produce escalofríos imaginar lo que a esa niña le habría podido suceder si en aquel tiempo hubiese imperado la locura del tiempo actual. Probablemente, a consecuencia de la intervención de algún pedagogo o psicólogo impregnado de la ideología de género, mi prima no sería hoy la mujer normalísima que es, casada y madre de familia numerosa, sino una pobre desgraciada con graves trastornos mentales y problemas de identidad, cuando no algo peor.

Ciertamente también hay casos de niños a los que, digamos, se les ve venir desde muy temprana edad. Niños amanerados o afeminados que vienen o parecen venir así “de fábrica”. O, a la inversa, niñas con modales propios del sexo contrario, igualmente muy acentuados. ¿Qué deben sus padres hacer con ellos? Desde luego, no escarnecerlos ni intentar corregir bruscamente sus “tendencias”. Ante todo y en todo momento amarlos, tratarlos con mucha delicadeza. Si es preciso y según sea el caso, consultar a un especialista que les pueda ayudar. Y rezar mucho por ellos. Pero de ningún modo fomentar o alentar su “peculiaridad”. Y si pasado el tiempo, siendo ya sus hijos mayorcitos, está clara su “condición”, hablarles con franqueza, hacerles saber lo que el Catecismo dice al respecto, animarles a obrar en consecuencia y seguir rezando para que Dios les ayude a cargar su cruz.

Andrés García-Carro

También te puede interesar...

Artículo anteriorLos santos que mejor han sabido explicar como es el Cielo
Artículo siguientePeriodista dice que el Papa niega a Jesucristo y que dice que Jesús no es Dios
Andrés García-Carro
Andrés García-Carro nació en La Coruña en 1968 y desde 2017 reside en Palma de Mallorca. Fruto de su incursión en la red social Facebook, donde puede decirse que ha creado un nuevo género literario, ha publicado los siguientes libros: Pintadas contra Zapatero, Interactivo, Por amor a España, De mal en Rajoy, Católico, ergo antiliberal, Un aguafiestas en la fiesta de Satanás, Contra la demoniocracia, Por Dios y por España y Reflexiones a la luz de la Fe y doce poemas religiosos. Además ha publicado libros de narrativa, aforismos y poesía. Su voz en defensa del Reinado Social de Nuestro Señor Jesucristo se ha escuchado en las tertulias políticas de Territorio Lince y En la Boca del Lobo, de Cadena Ibérica y Radio Ya respectivamente, así como en algunas entrevistas que le ha hecho Javier Navascués en el prestigioso programa Butacas Vacías de la productora católica Agnus Dei.