La Beata Apolonia del Santísimo Sacramento fue una religiosa navarra asesinada por el odio a la fe en la Cruzada Nacional españolas.

Superiora de las carmelitas de la Caridad le sorprendió la contienda en la localidad catalana de Vic. Tuvo el heroismo de sacrificarse por sus hijas a las que buscó cobijo seguro, siendo ella la última en abandonar la casa y después se refugió en casa de una familia amiga.

El POUM buscaba a los dirigentes religiosos y tras seguirle la pista la encarceló.

Tras desaparecer en la checa de San Elías y Antonio Montero y según atestigua una hermana, fue cruelmente aserrada estando viva y usando su cadaver troceado como comida para los cerdos del jefe de la checa, alias el Jorobado.

Según cuenta Hispania Martyr, esta historia fue asegurada por la hermana de la mártir, Bonifacia Lizárraga. El padre de María Elena del Río Hijas también lo aseguraba con estas palabras:

“Tras hacerla prisionera la llevaron a una checa y la desnudaron en un patio. La ataron y la colgaron de un gancho. Con un serrucho la aserraron cruelmente. La religiosa oraba por sus criminales asesinos. Después entregaron su cuerpo troceado a unos cerdos. Al poco los sacrificaron y se jactaban diciendo que vendían chorizos de monja“.

También te puede interesar...

Artículo anteriorPastores «cristianos» bendicen clínica abortiva
Artículo siguiente¿Por qué soy católico? RAZONES DE LÓGICA APLASTANTE por el P. Loring
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica