Las recientes estadísticas publicadas por el diario ABC son demoledoras. Como mínimo uno de cada 4 niños ha empezado a consumir pornografía en internet antes de los 13 años y muchos de ellos empiezan a los 8 años. El motivo es la facilidad con que se pueden manejar las pantallas en general y el fácil acceso a la tecnología móvil.

Esta es tristísima conclusión del estudio «Nueva pornografía y cambios en las relaciones interpersonales», presentado este lunes en Madrid y elaborado por la Red Jóvenes e Inclusión Social y la Universitat de Illes Baleares en base a casi 2.500 encuestas a jóvenes de entre 16 y 29 años.

Habrá que preguntarse que papel juegan los padres en todo esto, permitiendo que un mocoso de 8 años tenga acceso a envenenar su alma con solo 8 años de edad, antes incluso que la edad de la primera comunión. Animamos a los padres que lean este texto a estar alertas velando mucho por proteger el alma de los pequeños.

El Cura de Ars ya decía que muchos padres se condenaban por no haber educado bien a sus hijos, es un grandísima responsabilidad ser padre, pues es la principal referencia que tiene el niño en sus primeros años.

Les animamos a rezar mucho por las familias católicas de todo el mundo y a reparar estos gravísimos pecados que se comenten pervirtiendo la infancia desde la más temprana edad. La humanidad necesita imperiosamente que el cristianismo impregne todo el orden temporal de nuevo.