Cerca de la media noche la plaza de Ayquina está a rebosar. Hoy este pueblo chiquito del altiplano parece a punto de colapsar por los miles de visitantes que vinieron de otros pueblitos también chiquitos para celebrar a la Virgen. Hay olor a comida callejera, a velas que se queman. Se siente un frío seco que congela los huesos, intensificado con las ráfagas polvorientas de viento a 70 kilómetros por hora que, dicen los lugareños, no son inusuales en esta zona del Norte Grande. Pero a nadie le importa: el clima no será impedimento para lo que está a punto de suceder.

Desde el cielo se vería lo excepcional que es esta noche: como por milagro, este pueblito es ahora un punto brillante en medio de miles de kilómetros cuadrados de desierto.

NO SE PIERDA LA HISTORIA DE LA VIRGEN DE GUADALUPE

También te puede interesar...

Artículo anteriorSan Francisco de Jerónimo obliga a un cadáver a confesar que está en el infierno
Artículo siguienteEl Vaticano desmiente que el Papa negara la divinidad de Jesucristo
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica