Jeanine Áñez es la nueva interina de Bolivia. Al asumir el cargo anunció que su prioridad era convocar cuanto antes elecciones para elegir un nuevo presidente. Durante la ceremonia había defensores de Morales que la pitaban y, al otro, seguidores suyos que daban «glorias a Dios».

«Esta Biblia (ndr: en realidad llevaba solo un ejemplar de los Evangelios) es muy significativa para nosotros. Nuestra fuerza es Dios, el poder es Dios, que Dios nos bendiga queridos hermanos bolivianos», aseguró más tarde Áñez desde un balcón del Palacio de Gobierno en La Paz.

Jeanine Añez, provida y profamilia, es contraria al resurgimiento del paganismo indígena. Las redes sociales están difundiendo mucho un tuit que publicó el 20 de junio de 2013, en el que decía: «¡Qué año nuevo aymara ni lucero del alba! ¡Satánicos, a Dios nadie lo reemplaza!».

Ese mismo año también publicó: «Sueño con una Bolivia libre de ritos satánicos indígenas. La ciudad no es para los indios. Que se vayan al Altiplano o al Chaco».