Cuando me muera
poned un rosario entre mis manos
y cubrid mi ataúd con la bandera
de la Santa Tradición
(la rojigualda de mi patria,
la que tiene por escudo
el Sagrado Corazón).
Enterradme en un cementerio
cerca del mar
y que sea la misa
de mi funeral
una Santa Misa Tridentina
oficiada por un cura
tradicional.
Que alguien, si quiere, lea
de los míos un poema
adecuado a la ocasión.
Y rezad, rezad por mí una oración
pidiéndole al buen Dios
que se apiade de mi alma
y me lleve a su vera.
Dicho queda.

 

También te puede interesar...

Artículo anteriorLA ENORME TRASCENDENCIA DE LOS DIFUNTOS por el P. Custodio Ballester
Artículo siguienteCarta a Santiago Abascal. Por Paloma Bellas
Andrés García-Carro
Andrés García-Carro nació en La Coruña en 1968 y desde 2017 reside en Palma de Mallorca. Fruto de su incursión en la red social Facebook, donde puede decirse que ha creado un nuevo género literario, ha publicado los siguientes libros: Pintadas contra Zapatero, Interactivo, Por amor a España, De mal en Rajoy, Católico, ergo antiliberal, Un aguafiestas en la fiesta de Satanás, Contra la demoniocracia, Por Dios y por España y Reflexiones a la luz de la Fe y doce poemas religiosos. Además ha publicado libros de narrativa, aforismos y poesía. Su voz en defensa del Reinado Social de Nuestro Señor Jesucristo se ha escuchado en las tertulias políticas de Territorio Lince y En la Boca del Lobo, de Cadena Ibérica y Radio Ya respectivamente, así como en algunas entrevistas que le ha hecho Javier Navascués en el prestigioso programa Butacas Vacías de la productora católica Agnus Dei.