La Escritura atestigua la existencia y la influencia nefasta del demonio a quien Jesús llama “homicida desde el principio” (Jn 8,44) y que incluso intentó apartarlo de la misión recibida del Padre (cf. Mt 4,1-11). “El Hijo de Dios se manifestó para deshacer las obras del diablo” (1 Jn 3,8). La más grave en consecuencias de estas obras ha sido la seducción mentirosa que ha inducido al hombre a desobedecer a Dios.

 Sin embargo, el poder de Satán no es infinito. No es más que una criatura, poderosa por el hecho de ser espíritu puro, pero siempre criatura: no puede impedir la edificación del Reino de Dios. Aunque Satán actúe en el mundo por odio contra Dios y su Reino en Jesucristo, y aunque su acción cause graves daños —de naturaleza espiritual e indirectamente incluso de naturaleza física—en cada hombre y en la sociedad, esta acción es permitida por la divina providencia que con fuerza y dulzura dirige la historia del hombre y del mundo. El que Dios permita la actividad diabólica es un gran misterio, pero “nosotros sabemos que en todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman” (Rm 8,28).

NO SE PIERDAN LAS IMÁGENES INÉDITAS DEL ÚLTIMO EXORCISMO QUE SE HIZO EN EL VATICANO.

 

También te puede interesar...

Artículo anteriorPelícula de inspiración católica arrasa en el prestigioso festival de cine de Berlín
Artículo siguienteSEMBLANZA DE OSORO por Pilar Gutiérrez
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica