“Corona de los ancianos son los hijos de los hijos y la gloria de los hijos son sus padres” Proverbios 17:6

Me recuerda el libro de levítico que delante de las canas de pondrás en pie y honrarás al anciano.
¿Cuanta honra y referencia habré de dar a la mujer que tras mi madre hizo más por mi? ¿Quien me vio crecer y le guardo cuál baluarte ?
¡Oh madre de mi madre! ¡Pañuelo de lagrimas y hombro de consuelos! ¡Lo que fui y lo que soy!
¡Llama carmelita que nunca se apaga!
¡Llama que enciende velas rogativas!
Pero hoy las velas, las enciende tu familia por ti, para celebrar el regalo de tenerte como abuela, madre y esposa. Y cada día, recuerda que las canas de tu cabeza, son corona de gloria (Proverbios 16:31)

¡Feliz cumpleaños!

También te puede interesar...

Artículo anteriorTodo un rey de rodillas a los pies del Sagrado Corazón de Jesús
Artículo siguienteLas sectas, un fenómeno en claro aumento por la ausencia de fervor católico
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica