El black friday un día en donde se ensalza el materialismo sin límites de la sociedad de consumo y que tiene fuertes connotaciones oscuras es de estas ocasiones para demostrar al mundo nuestra fe y dar testimonio de ella. Todo el mundo está en las tiendas, en los cines, en los bares…¿Y yo voy a seguir a la masa o voy a alejarme del mundanal ruido y de la fiesta del consumo para retirarme a rezar?

Es una buena opción decir: Vosotros vais al black friday, yo voy al Santísimo. Los católicos tenemos en la Eucaristía al bien que contiene todo deleite, lo que pasa es que con frecuencia nuestros sentidos están estragados para gustar las delicias espirituales y nos cuesta mucho hacer silencio interior en nuestro corazón.

¿Somos de Cristo o del mundo?

Es bueno que recordemos las maravillas que nos enseña la Iglesia al respecto de la Eucaristía:

El culto de la Eucaristía. En la liturgia de la misa expresamos nuestra fe en la presencia real de Cristo bajo las especies de pan y de vino, entre otras maneras, arrodillándonos o inclinándonos profundamente en señal de adoración al Señor. “La Iglesia católica ha dado y continua dando este culto de adoración que se debe al sacramento de la Eucaristía no solamente durante la misa, sino también fuera de su celebración: conservando con el mayor cuidado las hostias consagradas, presentándolas a los fieles para que las veneren con solemnidad, llevándolas en procesión en medio de la alegría del pueblo” (MF 56).

El sagrario (tabernáculo) estaba primeramente destinado a guardar dignamente la Eucaristía para que pudiera ser llevada a los enfermos y ausentes fuera de la misa. Por la profundización de la fe en la presencia real de Cristo en su Eucaristía, la Iglesia tomó conciencia del sentido de la adoración silenciosa del Señor presente bajo las especies eucarísticas. Por eso, el sagrario debe estar colocado en un lugar particularmente digno de la iglesia; debe estar construido de tal forma que subraye y manifieste la verdad de la presencia real de Cristo en el santísimo sacramento.

Es grandemente admirable que Cristo haya querido hacerse presente en su Iglesia de esta singular manera. Puesto que Cristo iba a dejar a los suyos bajo su forma visible, quiso darnos su presencia sacramental; puesto que iba a ofrecerse en la cruz por muestra salvación, quiso que tuviéramos el memorial del amor con que nos había amado “hasta el fin” (Jn 13,1), hasta el don de su vida. En efecto, en su presencia eucarística permanece misteriosamente en medio de nosotros como quien nos amó y se entregó por nosotros (cf Ga 2,20), y se queda bajo los signos que expresan y comunican este amor:

«La presencia del verdadero Cuerpo de Cristo y de la verdadera Sangre de Cristo en este sacramento, “no se conoce por los sentidos, dice santo Tomás, sino sólo por la fe , la cual se apoya en la autoridad de Dios”. Por ello, comentando el texto de san Lucas 22, 19: “Esto es mi Cuerpo que será entregado por vosotros”, san Cirilo declara: “No te preguntes si esto es verdad, sino acoge más bien con fe las palabras del Salvador, porque Él, que es la Verdad, no miente”» (MF 18; cf. Santo Tomás de Aquino, Summa theologiae 3, q. 75, a. 1; San Cirilo de Alejandría, Commentarius in Lucam 22, 19):

También te puede interesar...

Artículo anteriorConozca las cosas más curiosas y sorprendentes que revela el demonio en exorcismos
Artículo siguienteOrigen satánico del Black Friday, algo que nos quieren ocultar
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica