El pequeño de 2 años y de origen brasileño, Joao Miguel Alves, que tenía tan solo 2 años y que padecía atrofia muscular espinal ha fallecido el pasado 17 de octubre después de que su padre se hubiera gastado lo recaudado en internet para tratar su enfermedad en drogas y prostitutas, según publica el diario ‘O Globo‘.

Debido a la enfermedad del niño, sus padres iniciaron una campaña en internet con el fin de recaudar dinero para el tratamiento médico del pequeño puesto que cada dosis del medicamento que necesitaban para el tratamiento costaba 80.000 euros. Tras notar la madre que faltaba mucho dinero en la cuenta en la que recibían los ingresos para el tratamiento del pequeño denunció al padre ante la Policía.

Tras ser detenido se supo que este miserable malnacido se había gastado 133.000 euros en drogas, prostitutas y alcohol. Había dilapidado el dinero que la gente le había donado generosamente para intentar salvar la vida de su hijo. Ni siquiera tuvo respeto por gente desconocida a la que importaba más la vida del niño de lo que, evidentemente, importaba a su propio padre.

Noticia original EL DIESTRO

También te puede interesar...

Artículo anteriorEl cardenal Brandmuller cree que los que tiraron las Pachamamas al Tíber son profetas de nuestro tiempo
Artículo siguiente¿Por qué el mundo necesita sacerdotes santos?
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica