Secuestrado, encerrado y vigilado en un cuarto de 3 x 1.50 metros, el Arq. Bosco se enfrenta a la tortura de sus malhechores por tiempo totalmente indefinido. Entre la esperanza de ser liberado y la constante amenaza de ser ejecutado, la mente de Bosco es puesta a prueba cada día. En este camino al filo del abismo, aparentemente no tiene nada, Bosco se entrega totalmente a Dios y se consagra a María Santísima fortaleciéndose día a día con el poder de la oración del Rosario y la meditación en la vida de Cristo.

También te puede interesar...

Artículo anteriorRecuerdo de dos héroes para esta Navidad por Francisco Bendala
Artículo siguienteCuestionario sobre la secularización religiosa en España por Javier Barraycoa