MÁRTIRES DE BARBASTRO 1936 
Entrevista de NSEradio.com a Enriqué Calicó

De toda la Comunidad, ¿no hubo ninguno que renegase de Jesús ante los malos tratos y la amenaza de muerte? ¿Cómo murieron?

Ni uno solo hizo apostasía renegando de la fe. Había uno que era conocido de un miliciano, éste lo dejaba marchar al pueblo, pero él dijo o somos todos, o ninguno. Y prefirió quedarse con sus compañeros.

Después de los 3 sacerdotes ya dichos, que fueron fusilados el 2 de agosto, el 12 de agosto a las 3 ½ de la madrugada fueron a buscar a los 6 de más edad. Antes de partir el P. Ortega que quedó entre los 40 más jóvenes, levantó la mano y pronunció la fórmula sacramental: “Yo os absuelvo de todos vuestros pecados”. Fueron llevados en camión a un lugar del Valle de San Miguel. Allí fueron acribillados a balazos, esperaron que se desangraran y los llevaron al cementerio para echarlos a la fosa común, donde habían depositado los cuerpos de los 21 presos del día 2 de agosto.

El 13 de agosto pasadas las 12, (nunca fusilaban a la luz del día) fueron a buscar a los 20 siguientes en edad. Como a todos, les dieron la última oportunidad de apostatar. Ellos respondieron con cantos y vivas a Cristo Rey y a la Virgen. Eso les enfureció y empezaron a pegarles con las culatas de los fusiles. El camión les llevo al mismo lugar del día anterior. Allí los mataron a tiros y esperaron que se desangraran para llevarlos también al cementerio.

El 15 de agosto, pasada la medianoche fueron a por los 20 misioneros restantes, la operación se registró igual, última oportunidad para renunciar a su fe e ir al frente a luchar; cantos “Viva la Virgen de la Asunción, “Viva Cristo Rey”, golpes de culata. Uno de los golpes hundió el cráneo de Faustino Pérez, llevarles en camión al mismo lugar del Valle de San Miguel y …

Allí, en ese lugar, se erigió un monumento en recuerdo de los 51 Beatos Mártires Claretianos de Barbastro.

También te puede interesar...

Artículo anteriorLa Virgen obtiene la conversión de un lujurioso tras regalarle una rosa
Artículo siguienteTedeum, el himno que recitó San Ambrosio en el bautismo de San Agustín
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica