Si deseas de veras conseguir tu salvación, pide a la Virgen te dé a conocer qué cosa es el infierno. Hugo, marqués de Toscana, vivía licenciosamente, sin querer enmendarse por más avisos que recibió de parte de la Virgen María, a quien él conservaba alguna devoción no obstante sus vicios.

Yendo un día cazando por el monte Senario embebecido en perseguir una fiera, de repente se armó una tempestad con espantosos truenos y relámpagos y copiosa lluvia. Entra huyendo en una cueva y halla dentro a los diablos, que en figura humana, pero negros y horribles, estaban martillando miembros humanos. Al verlos dio un grito creyendo que eran hechiceros, y al mismo tiempo se oyó una voz espantosa que salía de aquella oscuridad y decía: Echadle mano y traedme a ese también; pero le respondieron: A su tiempo, porque todavía no lo permite aquella que tiene tanto poder sobre nosotros; queriendo decir los espíritus infernales, que la Virgen le había libertado hasta entonces de su condenación.

El marqués al oír esas palabras quedó como fuera de sí, y volviendo su corazón a la Madre del temor santo le pidió socorro, hizo la señal de la cruz, y desaparecieron los enemigos. Salió de la cueva, y dirigiéndose a la casilla de un solitario llamado Eugenio, que vivía en aquel desierto, pasó allí la noche pensando seriamente en mudar de vida.

A la mañana siguiente salió para Florencia y dio parte al obispo Eustaquio de cuanto le había pasado, y del favor que debía a la Santísima Virgen: se confesó de todos sus pecados con penitencia pública y una mudanza completa de su mala vida, diciendo a voces y bañado en lágrimas: Hugo ya no será Hugo. Fundó y dotó con gran magnificencia siete monasterios, vivió de allí adelante como verdadero hijo de María, y en todo fue después un príncipe tan bueno que mereció le llamasen el excelente príncipe.

OBSEQUIO

Cuando estés en la iglesia de rodillas haz esta reflexión: ¡Qué tormento sería estar arrodillado por toda la eternidad! ¿Pues qué será padecer eternamente las penas del infierno?

JACULATORlA

Líbranos, Señora, de las penas del infierno.

También te puede interesar...

Artículo anteriorEl Papa Francisco no encubrió abusos sexuales
Artículo siguiente¿Cuál es el error más común que tiene la gente sobre el misterio de la Inmaculada?
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica