Encontramos esta hermosa imagen en las redes sociales donde vemos a este joven monaguillo sirviendo al sacerdote en el altar. Como vemos, el joven tiene una discapacidad, pero ESO NO IMPIDE PODER SERVIR A DIOS. Los límites del amor solo se los pone uno mismo, no hay límites para los que aman a Dios…

El fiel laico que es llamado para prestar una ayuda en las celebraciones litúrgicas, debe estar debidamente preparado y ser recomendable por su vida cristiana, fe, costumbres y su fidelidad hacia el Magisterio de la Iglesia. Conviene que haya recibido la formación litúrgica correspondiente a su edad, condición, género de vida y cultura religiosa. No se elija a ninguno cuya designación pueda suscitar el asombro de los fieles.

Es muy loable que se conserve la benemérita costumbre de que niños o jóvenes, denominados normalmente monaguillos, estén presentes y realicen un servicio junto al altar, como acólitos, y reciban una catequesis conveniente, adaptada a su capacidad, sobre esta tarea.No se puede olvidar que del conjunto de estos niños, a lo largo de los siglos, ha surgido un número considerable de ministros sagrados. Institúyanse y promuévanse asociaciones para ellos, en las que también participen y colaboren los padres, y con las cuales se proporcione a los monaguillos una atención pastoral eficaz. Cuando este tipo de asociaciones tenga carácter internacional, le corresponde a la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos erigirlas, aprobarlas y reconocer sus estatutos.A esta clase de servicio al altar pueden ser admitidas niñas o mujeres, según el juicio del Obispo diocesano y observando las normas establecidas.

También te puede interesar...

Artículo anteriorOración eficaz a San Judas para acabar con la cruel enfermedad de la alcoholemia
Artículo siguienteEl secreto que escondía el Papa Francisco
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica