QUÉDATE, SEÑOR, CONMIGO
(Oración del Padre Pío para superar toda angustia)

Has venido a visitarme,
como Padre y como Amigo.
Jesús, no me dejes solo.
¡Quédate, Señor, conmigo!

Por el mundo envuelto en sombras
voy errante peregrino.
Dame tu luz y tu gracia.
¡Quédate, Señor, conmigo!

En este precioso instante
abrazado estoy contigo.
Que esta unión nunca me falte.
¡Quédate, Señor, conmigo!

Acompáñame en la vida.
Tu presencia necesito.
Sin Ti desfallezco y caigo.
¡Quédate, Señor, conmigo!

Declinando está la tarde.
Voy corriendo como un río
al hondo mar de la muerte.
¡Quédate, Señor, conmigo!

En la pena y en el gozo
sé mi aliento mientras vivo,
hasta que muera en tus brazos.
¡Quédate, Señor, conmigo!

 

También te puede interesar...

Artículo anteriorDios crea un mundo ordenado y bueno y está pendiente de nosotros, sus hijos
Artículo siguienteSan Francisco de Sales nos enseña a batirnos en el combate espiritual
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica