El aborto es legal en toda Australia después de que el Parlamento del estado de Nueva Gales del Sur aprobara este jueves una ley para despenalizar la interrupción del embarazo, penada con 10 años de cárcel desde hace 119 años.

Tras un intenso e interminable debate, que demandó más de 70 horas, la mayoría de los miembros del legislativo regional votó a favor de la medida, que ha generado el rechazo de grupos religiosos y políticos conservadores, como el exprimer ministro Tony Abbott

Alex Greenwich, el legislador del grupo independiente que impulsó la propuesta de ley, agradeció a sus compañeros el apoyo a esta “reforma histórica”.

La legalización de la interrupción del embarazo ha generado el rechazo de grupos religiosos y políticos conservadores, como el ‘expremier’ Tony Abbott

Además de eliminar el aborto como un delito de la Ley Criminal, la nueva norma permite a las mujeres la interrupción voluntaria del embarazo hasta las 22 semanas de gestación y practicada por un médico registrado.