Esto es algo que dicen muchos catastrofistas que quieren ver signos apocalípticos en cualquier acontecimiento que pasa en nuestros días y no siempre es así, pues muchas de las cosas que acontecen se deben simplemente a causas naturales y no tiene porque haber necesariamente una relación causa efecto.

En el caso de China, por ahora, no parece que tenga un componente sobrenatural. También es cierto que los cabellos de nuestra cabeza están contados y no cae ninguno sin que Dios lo permita. Dios interviene siempre en la historia a través de las causas segundas.

Igualmente es verdad como se ve especialmente en el Antiguo Testamento que Dios castigaba a la humanidad por los pecados. Esto se ve más claro todavía en el diluvio universal o en episodios como las pagas de Egipto.

También la Virgen en Fátima anunció una guerra, la II Guerra Mundial, si la humanidad no se convertía y así aconteció. Dios inteviene siempre en la historia.

También te puede interesar...

Artículo anteriorBarcelona inicia el Centenario de Santa Jacinta Marto
Artículo siguienteLa Confesión (I): San Francisco de Sales y San Alfonso María de Ligorio
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica