La Venida de la Virgen del Pilar a Zaragoza es una pintura característica de José Luzán, el primer maestro de Francisco Bayeu y de Goya. Con amable colorido y blanda factura rococó, Luzán representó a la Virgen María sentada sobre una nube en un luminoso rompimiento de Gloria, siendo transportada por los ángeles desde Jerusalén a Zaragoza, en carne mortal, según la devota tradición, el 2 de enero del año 40 de la Era, para aparecerse al apóstol Santiago y a los primeros siete conversos cristianos. Dos ángeles mancebos portan el sagrado pilar que dejó al apóstol como señal de su apoyo y ánimos en los comienzos de su predicación del cristianismo en Hispania. Los rayos de luz nocturna iluminan las aguas del río Ebro.

También te puede interesar...

Artículo anteriorOración eficaz a San Felipe Neri para solucionar todo tipo de problemas
Artículo siguienteEL CRISTO DE CORCOVADO Un poema de Andrés García-Carro
Javier Navascués Pérez
Director de Hispanidad Católica. Periodista, guionista, presentador y speaker. Colaborador de Agnus Dei Prod y de Militia Dei Prod. Ha participado en diversos medios de comunicación católicos (EWTN, Radio María, Canal San José, NSE,…) Fue Director de Adelante la Fe. Actualmente tiene un blog en Infocátólica y es redactor en medios como  el Diestro, el Correo de Madrid, Diario Ya, Somatemps, Ahora Información y el Español Digital entre otros....

1 Comentario

  1. Según LA CIGUENA DE LA TORRE, el Arzobispo, el Cabildo, o ambos, han cambiado el letreto que figura encima del PILAR QUE PUSO LA VIRGEN EN SU VISITA A ZARAGOZA, desvirtuando totalmente su sentido y significado.
    ¿Esta es la “modernidad” en la Iglesia de Zaragoza…?

Comments are closed.