Los restos de más de 2.400 bebés abortados que fueron descubiertos en el garaje del fallecido médico abortista Ulrich Klopfer en septiembre de 2019, fueron enterrados este miércoles 12 de febrero en Indiana (Estados Unidos).

El entierro se llevó a cabo en el cementerio de Southlawn en South Bend, Indiana, el 12 de febrero. A la ceremonia asistió el Fiscal General de Indiana, Curtis Hill, el principal promotor de la iniciativa.

También participaron representantes de Right to Life Michiana, grupo que dirigió un servicio de oración después del discurso de Hill.

“Hoy finalmente conmemoramos a los 2.411 bebés no nacidos cuyos restos fueron acaparados sin sentido por el Dr. Ulrich Klopfer después de que realizó los abortos entre 2000 y 2003. Estos bebés merecían algo mejor que un garaje oscuro y frío o la cajuela de un automóvil”, dijo el fiscal general de Indiana frente a la tumba.