Historia de conversión de Brigitte

 

Supe desde la edad de nueve años que había algo “verdadero” allí afuera. Alguien tenía la verdad y yo debía encontrarla o sería una de aquellos a quienes en ese fatídico día Jesús les diría “En verdad, os digo, no os conozco”.

 

 

He estudiado muchas denominaciones y por un momento me sentí cómoda,  pero no pasó mucho tiempo antes que estuviera en la búsqueda otra vez.

 

 

Nada se sentía completamente correcto y verdadero. Mis amigos y mi familia pensaban que me faltaba carácter, pero yo sabía que estaba hecha para algo más.

 

 

Estuve en confusión desde los 9 hasta los 35 años y entonces fui tomada por sorpresa. Estaba mirando en un libro de historia de la cristiandad y el catolicismo era el único por 1100 años.

 

¡Vaya! Esos locos católicos no podían estar en lo correcto. No pude leer lo suficiente, ni lo suficientemente rápido. Llamé a la iglesia católica local y fui al rito de iniciación católica para adultos en los Estados Unidos (RCIA) inmediatamente.

 

 

No lo podía creer. Cómo podían estar en lo correcto si cada una de las otras denominaciones cristianas decía que eran sacrílegos.

 

 

¡Ay, qué tíos tan equivocados! Alabado sea Dios que finalmente miré dentro de la Iglesia y encontré justo el lugar donde debía estar. Mi hija me siguió al instante, mi hijo se tomó un poco más de tiempo pero ahora está orgulloso de ser católico. Siento decir que mi esposo no es todavía creyente pero nos estará acompañando.

 

 

Me quedaría en casa, haría voluntariado y leería todo el tiempo si pudiera. Nunca me canso. Recién he empezado a aprender. Cuento los días que faltan para una vida de aprender y de vivir la Fe.

 

 

Estoy tan emocionada que podría seguir sin parar. Solamente oro para que mucha más gente responda su llamado a buscar y encontrar la verdad. Dios os bendiga a todos vosotros y gracias por leer mi historia.

 

 

También te puede interesar...

Artículo anteriorOración eficaz para el Miércoles de Ceniza y empezar la Cuaresma con devoción
Artículo siguienteTengo pensamientos impuros en PLENA MISA, ¿cómo puedo evitarlos?
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica