“De luterana a Católica” – La conversión de Alanha

 

¡Alabada sea la todopoderosa Trinidad, que me ha llenado de gracias hasta rebosar! Soy una ex-luterana del sínodo de Misuri, madre de tres, casada con un ex-ateo quien, por medio de muchos años de oración y llanto, recién se convirtió en luterano hace tres años. Mis hijos han estado en una iglesia cristiana (luterana) todas sus vidas. No hay necesidad de decir que mi vida era “buena” y que sentía que todas esas oraciones por mi esposo habían finalmente “dado frutos”. Dios, por otro lado, me susurró “recién hemos empezado”. Permitidme empezar por contaros acerca de una Medalla Milagrosa que me obsequiaron hace alrededor de 7 años y que estuvo en mi joyero hasta hace dos años. Por alguna razón, escogí ponérmela un día y solamente decir

 

“Dios te salve, María ;

llena eres de gracia; el Señor es contigo;

bendita tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.”

 

Y allí me detuve porque eso era lo bíblico. Luego de unas pocas semanas de repetir esas palabras y usar la medalla, mi vida empezó la más bella transformación y llamado para decirle, sí, a mi Dios. El mayor tirón, que parecía venir como de un imán, era la presencia real en la Eucaristía.

Qué asombroso era darme cuenta durante mi conversión que este era “el año de la Eucaristía”. Me convertí al catolicismo esta primavera, dos semanas antes de que mi hija de 13 años hiciera su confirmación como luterana. Tal como le dije, no puedo obligarte a convertirte al Catolicismo, y no querría hacerlo. Si lo hiciera, podrías perderte ese impresionante momento cuando Dios dice “dame tu mano y permíteme guiarte”, y como poniendo tu mano sobre la Suya, sientes calidez, profundidad, amor, confianza…. el todo. Ahora hago la cosa más poderosa que puedo hacer por mis hijos, rezo “El Ave María” por ellos tan a menudo como puedo recordar y también oro. Dios dame la gracia de ser la madre y esposa que Tú quieres que sea. ¡Por favor orad por mí!

También te puede interesar...

Artículo anteriorNO AL RACISMO EN EL DEPORTE Hagamos jornada de oración
Artículo siguienteAclarando bien la duda, ¿Sandra Parra ha sido ordenada sacerdotisa?
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica