Se vienen dando muchos actos racistas en el deporte y en la sociedad. Dios ama a todos por igual y para Él es indiferente el color de la piel y la raza.

Los católicos, contrariamente a lo muchos creen, no somos racistas. Racismo es discriminar a una persona por su raza y eso no es católico y va contra el mandato de Nuestro Señor de amar al prójimo como a uno mismo, sin hacer ningún tipo de discriminación.

En el deporte, especialmente en los campos de fútbol, estamos a costumbrados a ver actos racistas, que hay que condenar firmemente, pues no se pueden consentir en una sociedad civilizada y mucho menos si somos católicos y queremos vivir la santidad y el llamamiento al amor universal.

Animamos a los seguidores de la web a rezar este fin de semana 22 23 de febrero para que esto deje de ocurrir en los campos de fútbol.

Oración contra el racismo

Dios Padre y Señor: te rogamos para que la sanación aborde el persistente pecado del racismo
que rechaza la plena humanidad de algunos de tus hijos,
y los talentos y el potencial que les has dado.

Señor de todos, danos ojos para percibir cómo debemos crear
un nuevo camino a seguir,
con un nuevo sentido de comunidad
que abarque y celebre
la rica diversidad de todos,
que nos ayude a vivir tu llamado a rechazar
el pecado del racismo, la mancha del odio,
y buscar una solidaridad compasiva
apoyados por Tu gracia y Tu amor.

 

También te puede interesar...

Artículo anteriorMessi creó uno de los centros de cáncer infantil más grande del mundo
Artículo siguienteMadre de familia luterana se convierte al Catolicismo
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica