La tranquila localidad de Lima, en el partido bonaerense de Zárate, se encuentra envuelta en una polémica que se originó en el lugar menos pensado: la parroquia San Isidro Labrador. Fue después de que el párroco Carlos Scarlata (de origen mendocino) prohibió a las mujeres de cualquier edad, incluso nenas, asistir a la iglesia con jeans o calzas.

La noticia trascendió cuando los mismos fieles contaron que el sacerdote les advirtió a las nenas de 9 y 10 años del curso de catequesis asistir a las clases con esa vestimenta. Luego se conoció que había realizado comentarios similares durante las ceremonias religiosas a mujeres de distintas edades.

Incluso el medio local Zárate Alerta difundió la imagen de un afiche colocado dentro de la iglesia que especifica la “ropa no permitida” en el templo: minifaldas, transparencias, musculosas, “puperas”, shorts, pantalones ajustados e incluso ojotas.

El mismo cartel aclara a modo de orientación “la vestimenta cristiana femenina”: “ropa suelta, sin escote, con mangas y la falda debajo de la rodilla”. Un letrero parecido colocado al lado establece que los varones tampoco pueden entrar con gorros, ojotas, musculosas o pantalones cortos.

También te puede interesar...

Artículo anteriorEl médico le dijo 6 VECES QUE ABORTARA, ella se negó, hoy tiene dos HIJAS MARAVILLOSAS
Artículo siguienteLa conversión de la señora Blackie
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica