1. Perdóname amigo ateo, cuando no he sido buen ejemplo para ti.
  2. Perdóname amigo ateo, cuando he predicado una cosa y practicado la contraria.
  3. Perdóname amigo ateo, por haberme puesto nervioso ese día que te quería ayudar.
  4. Perdóname amigo ateo, por haberte hablado mal ese día.
  5. Perdóname amigo ateo, en mi nombre y en el de toda mi Iglesia Católica, por cualquier error que hayamos cometido.

El Católico debe de ser buen ejemplo para los demás, pero no somos perfectos, y muchas veces cometemos errores, hipocresías, perdemos la paciencia, somos mal educados y tenemos numerosos fallos, es por ello que pedimos disculpas si a cualquier amigo nuestro que no crea en Dios, le hayamos podido perjudicar.

No obstante, debemos hacer entender a los no creyentes, que los verdaderos ejemplos que deben seguir y en quien fijarse, son Jesucristo, la Santísima Virgen y los Santos, y que en nuestra Santa Iglesia Católica hay mucha bondad y numerosas gracias en las que apoyarse.

Cada Católico en su particularidad, esta llamado a la Santidad, pero esto no se consigue de un día para otro, sino a través de éxitos y fracasos, de caídas y vueltas a levantar. Por ello hemos de hacer ver a nuestros amigos ateos, que no deben juzgar a la Iglesia ni a Dios, por los malos actos que podamos cometer, sino que deben entender que nosotros también somos humanos y pasamos dificultades, y que si juzgan nuestros errores con tanta severidad, también deberían juzgar las gracias de Dios con la misma.

Invitamos a todos los ateos a reflexionar sobre la existencia de la vida, la existencia de Dios y a que fundamenten sus decisiones valorando todos los punto de vista y no solo nuestras malas acciones, o malas acciones de alguien en particular.

También te puede interesar...

Artículo anteriorTengo miedo del coronavirus, ¿puedo faltar a Misa esta Semana Santa?
Artículo siguiente¿Los niños abortados van al Infierno?