“A las almas que recen esta Coronilla (a la divina misericordia), mi misericordia las envolverá en la vida y especialmente a la hora de la muerte”. “Escribe: cuando recen esta Coronilla junto a los moribundos, me pondré entre el Padre y el alma agonizante no como el Juez justo sino como el Salvador misericordioso”. Nuestro Señor dijo a Santa Faustina: Reza incesantemente esta coronilla que te he enseñado. Quienquiera que la rece recibirá gran misericordia a la hora de la muerte… Cuando recen esta coronilla junto a los moribundos, Me pondré entre el Padre y el alma agonizante no como el Juez justo sino como el Salvador misericordioso. Los sacerdotes se la recomendarán como la última tabla de salvación. Hasta el pecador más emperdernido, si reza esta coronilla una sola vez, recibirá la gracia de Mi misericordia infinita. Deseo que el mundo entero conozca Mi misericordia. A través de ella obtendrás todo, si lo que pides está de acuerdo con Mi voluntad.

 

 

También te puede interesar...

Artículo anteriorPotentes TORNADOS en Tennessee dejan 25 muertos y graves destrozos
Artículo siguienteAlma saliendo del cuerpo
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica