Un día San Felipe Neri le dijo al Padre Julio Savioli, uno de sus primeros compañeros. Sabiendo la repugnancia que Julio tenía a los honores, le dijo: ”Anda Julio, ojalá te pueda ver de Cardenal”.
Julio se entristeció, no podía comprender como el Padre Felipe le deseaba tal dignidad y le dijo que prefería aceptar cualquier otro trabajo, por grande y pesado que fuera…
Solo se consoló cuando San Felipe Neri le dijo después de verlo triste: ”¿Qué cosa te parece que he querido decir? ¿Sabes lo que quiere decir verte de Cardenal? Quiere decir verte decapitado por amor de Cristo; verte por entero magullado y herido; verte de pies a cabeza bañado en sangre y, de este modo, por amor de Cristo, llevar el vestido encarnado”.
A lo que Julio contestó por fin aliviado: ”Esto si Padre mío, más que gozoso estoy contento; si, Padre, esto si.”

ASÍ SON LOS VERDADEROS CARDENALES