Ni San José ni la Santísima Virgen tuvieron la culpa en la pérdida del niño. Ellos no perdieron a Jesús, ni lo abandonaron. Fue Jesucristo quien tomó la decisión de ausentarse, ya que tenía que ocuparse de las cosas de lo alto, de las cosas de su Padre, aunque ello causara un disgusto y preocupación a San José y la Virgen, que lo buscaban con gran intranquilidad.

Cuando la Virgen y San José encontraron al niño, sintieron gran alegría y tranquilidad, y aunque ellos eran sabios y humildes, Jesucristo les explicó el porqué de su ausencia, y allí acabaron de comprender muchas más cosas.

Los pasajes de Jesucristo perdido y hallado en el Templo, hallan en ellos profundas reflexiones hacia Dios, su voluntad, lo que es más importante, lo que es menos, lo que uno debe de hacer o no, las circunstancias, la fe, la luz…, pero lo que nunca se puede encontrar aquí es falta de responsabilidad ni por parte de San José, ni por parte de la Virgen.

También te puede interesar...

Artículo anterior¿Cuál es el grado de gloria de San José en el cielo?
Artículo siguienteUn Sacerdote predijo en 2016 que habría PANDEMIA mundial en poco tiempo