Este pasado 8 de marzo, la Catedral de Hermosillo ha sido invadida y saboteada por un grupo de manifestantes. Las imágenes son bastante tristes y lamentables, rompieron vidrios, pintaron las paredes y protagonizaron momentos vergonzosos de todo tipo.

El respeto no se puede pedir en forma de violencia. El respeto debe pedirse con respeto.

También te puede interesar...

Artículo anterior¡Feliz cumpleaños Padre Sam!
Artículo siguienteSacerdote bendice desde su avioneta a los pueblos afectados por el Coronavirus