¡Oh Corazón Inmaculado de María!, lleno de bondad, muéstranos tu amor por nosotros.

Haz que la llama de tu Corazón descienda sobre todos los hombres.

Imprime el amor verdadero en nuestros corazones.

Haz que nuestros corazones tengan un deseo continuo de ti.

Acuérdate de nosotros cuando estemos en pecado.

Tú sabes que todos los hombres pecamos.

Por medio de tu Corazón Inmaculado y Materno, haz que seamos sanados de toda enfermedad espiritual.

Haznos capaces de contemplar la bondad de tu Corazón Maternal, a fin de que podamos convertirnos por la llama de tu Corazón.

Amén.

También te puede interesar...

Artículo anteriorSeñales que Dios está por dar EL AVISO a la Humanidad
Artículo siguienteLA CAÍDA, Adán y Eva, el pecado original RESUMEN DE LA IGLESIA