Desgraciadamente ya se puede decir que el COVID-19 atravesó definitivamente el océano para empezar a causar los primeros daños en América Latina, y las predicciones no son nada esperanzadoras.

Recientemente ha publicado The New York Times, que Latinoamérica puede convertirse en la mayor víctima del virus, pues es una de las regiones donde menos se está invirtiendo en salud pública.

Nadie tiene la culpa de esta crisis sanitaria, pero por desgracia, todos los países se están viendo perjudicados por esta pandemia.

Se ha calculado que el número de pobres de las regiones de dicho continente puede aumentar en 35 millones de personas, , ya que la economía se va a ver fuertemente impactada por sus distintos sectores clave y la pobreza en la región podría alcanzar el número de 220 millones de personas.

Es prioridad que los gobiernos tomen fuertes medidas sanitarias y económicas para reducir en cuanto sea posible todos los daños.

Se le pide a la población también mucha responsabilidad, se debe proteger a los más vulnerables y debemos poner todos de nuestra parte. Es responsabilidad de todos frenar este virus.

Oración de INTERCESIÓN a la VIRGEN DE GUADALUPE, para que nos ayude ante esta crisis.

Virgen de Guadalupe, Madre de América. Tiende tu protección sobre todas las naciones del Continente y renueva su fidelidad a Cristo y a la Iglesia. Suscita propósitos de equidad y rectitud en sus gobernantes. Protege a los hermanos de Juan Diego para que no sufran discriminación. Cuida a los niños. Guarda la unidad de las familias… Que desde esta tu Imagen manifiestes siempre tu clemencia, tu compasión y tu amparo. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Dios de poder y de misericordia, bendeciste las Américas en el Tepeyac con la presencia de la Virgen María de Guadalupe. Que su intercesión ayude a todos, hombres y mujeres, a aceptarse entre sí como hermanos y hermanas.
Por tu justicia, presente en nuestros corazones, reine la paz en el mundo. Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

También te puede interesar...

Artículo anteriorLos sucesos sobrenaturales que pasan en la Santa Misa y no vemos con nuestros ojos
Artículo siguienteNostradamus NO profetizó el coronavirus