Monjes utilizan rocas naturales para construir oasis espiritual.

 

 

Determinados a construir su nuevo monasterio en una propiedad situada en la pintoresca cima de una montaña en Meeteetse, Wyoming a pesar de las limitaciones de presupuesto; los monjes de la Santísima Virgen María del Monte Carmelo dedicaron su tiempo y habilidades a aprender a trabajar con una maquina CN y a fabricar las piezas de roca por sí mismos.

 

 

El hermano Gabriel Marie nos explica: “Queríamos construir un monasterio que durase por muchas generaciones de monjes,” “La roca era la elección obvia porque todos los monasterios e iglesias de Europa están construidas en roca y han estado en pie por mil años.  La roca natural también posee una belleza que dura por siglos, al contrario de muchas otras formas de arquitectura”.

 

 

Continúa explicándonos: “Queríamos utilizar las rocas que estaban en las cercanías; investigamos y visitamos muchas canteras en los estados a nuestro alrededor para encontrar la clase correcta de roca que fuese tanto durable como bella,”

 

 

El hermano Gabriel Marie sigue su explicación comentándonos que “Después de darnos cuenta del costo astronómico de pagarle a una compañía para esculpir e instalar la rocas en nuestro monasterio, supimos que esa no era una opción,”

 

 

“Cómo monjes no somos adinerados. Nos mantenemos con nuestra propia industria de torrefacción de café (www.mysticmonkcofee.com), y las donaciones de personas generosas que creen en nuestra forma de vida. No podríamos en buena consciencia gastar el dinero que nos dan en pagarle a alguien más para que construya un monasterio. La escultura e instalación de las rocas era el renglón presupuestario más costoso, por lo que decidimos afrontarlo nosotros mismos.”

 

 

“Sin embargo, sabíamos que teníamos que aprender porque no podíamos darnos el lujo de pagarle a alguien más, entonces nos zambullimos y empezamos a investigar acerca de cómo esculpir rocas en el mundo de hoy. Las maquinas CN fueron una conclusión lógica.”

 

 

El hermano Gabriel Marie prosigue con su explicación diciéndonos que “Luego de mucho aprendizaje, empezamos a esculpir rocas para nuestro monasterio en el verano del 2014, todavía hoy estamos trabajando en el monasterio y esperamos que se complete en los próximos años.”

 

 

“Como los monjes hacen cada una de las partes del proceso, desde el diseño hasta la instalación, había mucho que teníamos que aprender” “Empezamos por saber que una CN podía hacer todo lo que necesitábamos que hiciese” “Estamos muy felices con las piezas que producimos ahora.”

 

 

 

Finaliza su explicación contándonos que  “aunque el monasterio no está terminado, es increíble pensar acerca de lo que ha sucedido en los pocos años que han transcurrido,” “Solamente podemos agradecerle a Dios, quien ha sido tan bueno con nosotros dándole a cada monje las habilidades necesarias para hacer que este proyecto fuese exitoso. Es muy gratificante ver como todo se junta en bellas estructuras construidas para durar por siglos.”

 

 

Artículo adaptado de una publicación originalmente hecha por el sitio web stoneworld

 

También te puede interesar...

Artículo anterior¿Qué me puede pasar si robo dinero de la cesta de la iglesia?
Artículo siguienteYa no es “la bebida de satanás”, el café entra en una nueva era
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica