“Si yo no fuera un Católico, y buscara la Iglesia verdadera en el mundo hoy, yo buscaría una Iglesia que no se llevara bien con el mundo; en otras palabras, yo buscaría la Iglesia que el mundo odia. Mi razón para hacer esto sería, si Cristo está en cualquiera de las iglesias en el mundo hoy, El debe ser odiado aún como lo fue cuando El estaba en la tierra en persona. Si usted quiere encontrar a Cristo hoy, entonces encuentre la Iglesia que no se lleva bien con el mundo. Busque la Iglesia que es odiada por el mundo, como Cristo fue odiado por el mundo.

Busque la Iglesia que se acusa de estar atrasada, como Nuestro Señor fue acusado de ser ignorante y de que nunca aprendió. Busque la Iglesia que los hombres se mofan como de ser socialmente inferior, como ellos se mofaron de Nuestro Señor porque El vino de Nazareth.

Busque la Iglesia que se acusa de tener a un diablo, como Nuestro Señor fue acusado de ser poseído por Beelzebu, el Príncipe de Diablos. Busque la Iglesia que, en temporadas de fanatismo, los hombres dicen debe ser destruída en el nombre de DIOS, como los hombres crucificaron a Cristo y pensaron que ellos le habían hecho un servicio a Dios. Busque la Iglesia que el mundo rechaza porque reclama es infalible, como Pilatos rechazó a Cristo porque El se llamó La Verdad. Busque la Iglesia que es rechazada por el mundo como Nuestro Señor fue rechazado por los hombres. Busque la Iglesia que entre la confusión de opiniones opuestas, sus miembros aman como aman a Cristo, y respetan su Voz como la voz de su Fundador, y la sospecha crecerá. Si la Iglesia no es popular con el espíritu del mundo, entonces no es del mundo, y si no es de este mundo, entonces es de otro mundo. Como es de otro mundo, es infinitamente amada e infinitamente odiada como lo fue Cristo Mismo. Pero sólo lo que es Divino puede ser infinitamente odiado e infinitamente amado. Por lo tanto, la Iglesia es Divina.”

Arzobispo Fulton John Sheen.

También te puede interesar...

Artículo anteriorLos remordimientos de una persona consagrada a Dios que ha caído
Artículo siguientePapa Francisco habla sobre el coronavirus