La respuesta es sencilla; La Iglesia Católica es una de las Iglesias más odiadas por las personas que no la conocen, y como suele ser habitual, al no tener argumentos para poder refutar sus enseñanzas, es común que sus enemigos recurran a hacer mil y un foto montajes falsos, generalmente con las fotografías de nuestros Pontífices. Si bien podemos ver al Papa Juan Pablo II rodeado de mujeres, si bien podemos ver al Papa Francisco besando en la boca a distintos hombres, si bien podemos ver al Papa Emérito Benedicto XVI en una discoteca… El ingenio de estas personas para crear imágenes fraudulentas es grande. Lo peor de todo esto, es que muchas personas de buena fe e incautas se las creen, perjudicándoles así su fe.

Ya no son solofotografías, también circulan vídeos falsos, audios falsos, y en general, toda clase de tergiversaciones hechas con pura maldad para desprestigiar a la Iglesia Católica.

En general, si lo vemos desde un punto de vista positivo, esta clase de artimañas ni siquiera se pueden considerar argumentos serios, y una vez que se desenmascaran, gracias a los fieles que ayudan a divulgar la verdad, muchos pueden ver la debilidad de las tácticas del mundo y acercarse más a la enseñanzas de la Iglesia, ya que esta no practica los malos artes del engaño, sino que siempre va con la verdad, sea buena o sea mala.

Nuestro deber como Católicos es ayudar a que estas imágenes falsas que siempre corren de nuestros Sumos Pontífices, sean siempre aclaradas y contrarrestadas.

Queremos invitar a la reflexión a las personas que se dedican a hacer daño con los foto montajes, y los animamos a dejar de hacerlo y buscar al menos argumentos válidos en contra de la Iglesia Católica, al menos que sean argumentos válidos, luego ya entraríamos en debate de si el argumento es verdadero o contiene errores. Así es como se debate sanamente.