Sor María Gabriela, se aparecía desde el purgatorio a la Hermana Sor María de la Cruz.
”Un día Sor María le preguntó; ¿Son muchos los protestantes salvados?
Ella le respondió; Por misericordia del buen Dios, hay un cierto número de protestantes que son salvados, pero su Purgatorio es largo y riguroso para muchos. Es verdad que ellos no han hecho abuso de las gracias como muchos católicos, pero como ni siquiera han tenido la gracia insigne de los Sacramentos y los otros recursos de la verdadera religión, eso hace que su expiación se prolongue por mucho tiempo en el Purgatorio”.

La Beata Ana Catalina Emmerich también tuvo una visión referente a los protestantes en el Purgatorio;
”He visto en el purgatorio a protestantes que vivieron piadosamente en su ignorancia religiosa. Se sienten abandonados, porque nadie ruega por ellos”.

Conclusiones a lo leído.
1 Dios es infinitamente misericordioso, pues como sabemos, las personas que se encuentran fuera de la verdadera religión, pero que han hecho todo lo posible por conocer la verdad, sin orgullos, sin prejuicios y con verdadera piedad de salir de la ignorancia, todos estos (pocos, debido a que pocos son los que son así), son salvados por Dios.

Así lo narraba también la Beata Ana Catalina; ”Verdad es que entre ellos hay muchos buenos, de los cuales me compadezco, pero veo que llevan el sello de su origen; están separados de la Iglesia y divididos entre sí.
Cuando brota en ellos alguna devoción, se levanta al mismo tiempo en sus almas un sentimiento de arrogancia y desvío de su madre Iglesia. Quieren ser piadosos, pero no quieren ser católicos.
Por esta razón, aun entre los mejores, veo algo defectuoso, veo juicio propio, dureza y orgullo”.

2 La cruel enseñanza del protestantismo de no orar por los difuntos, deja las almas de los protestantes en el Purgatorio sin ayuda.
Es recomendable que nosotros, los Católicos, tengamos presente esas almas para ayudarlas.

También te puede interesar...

Artículo anterior¿Qué prefieres, la verdad o la comodidad? CARDENAL DE LA IGLESIA
Artículo siguienteObligaciones que tiene un ATEO