En el exorcismo de Nicole Aubrey, 1565-66, muchos Protestantes se dieron cuenta de que Jesucristo estaba verdaderamente en la Eucaristía, y pronunciaron estas palabras:

“¡Ah!” exclamó: “Ahora creo firmemente que el diablo realmente posee a esta pobre criatura. Creo que es realmente el cuerpo y la sangre de Jesucristo, que lo expulsa. Creo firmemente. Ya no voy a seguir siendo protestante.”

“Creo ahora en la presencia de Nuestro Señor en el Santísimo Sacramento, lo he visto con mis ojos. Ya no me quedaré como calvinista. Maldita sea los que me han mantenido hasta ahora en el error. Ahora puedo entender que es una buena cosa el Santo Sacrificio de la Misa”.

El Rev. Padre de Motta luego se volvió hacia los predicadores atónitos, y le dijo:
“Vayan ahora, vosotros los predicadores del nuevo evangelio; vayan y relaten por todo el mundo lo que han visto y oído. No nieguen por más tiempo que el Señor Jesucristo está verdaderamente y realmente presente en el Santísimo Sacramento del altar. Vayan ahora, y dejen el respeto no humano para confesar la verdad”

También te puede interesar...

Artículo anteriorLa Eucaristía QUE VOLÓ hacia la lengua de una persona
Artículo siguienteDante A. Urbina un referente para refutar el ateísmo en el mundo hispano