El Predicador Rafael Díaz, habló sobre los homosexuales, y tras ello, muchos católicos le han pedido que se retracte. El catecismo es claro:

La homosexualidad designa las relaciones entre hombres o mujeres que experimentan una atracción sexual, exclusiva o predominante, hacia personas del mismo sexo. Reviste formas muy variadas a través de los siglos y las culturas. Su origen psíquico permanece en gran medida inexplicado. Apoyándose en la Sagrada Escritura que los presenta como depravaciones graves (cf Gn 19, 1-29; Rm 1, 24-27; 1 Co 6, 10; 1 Tm 1, 10), la Tradición ha declarado siempre que “los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados” (Congregación para la Doctrina de la Fe, Decl. Persona humana, 8). Son contrarios a la ley natural. Cierran el acto sexual al don de la vida. No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual. No pueden recibir aprobación en ningún caso.

Le invitamos a seguir a Rafael Diaz en sus redes sociales:

 

 

También te puede interesar...

Artículo anteriorDios es más fuerte que el coronavirus, asegura el Padre Sam
Artículo siguienteAgresión a una pobre Monjita. ”He pasado mucho MIEDO y me cuesta respirar”
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica