El Coronavirus tiene al mundo en jaque. Los Países donde se está expandiendo más ya están tomando medidas preventivas de seguridad, para intentar frenar los distintos focos de contagio, y eliminar todos los brotes.

En lo que pertenece a nuestro interés, sabemos que tanto el Vaticano como numerosas diócesis, están tomando medidas de protección y seguridad, para que los feligreses no se contagien del virus.

Todo esto es correcto, ahora bien; ¿es suficiente motivo como para faltar a la Santa Misa, los domingos o en las fechas tan señaladas e importantes como la Semana Santa?

Muchos Católicos opinan que si, otros que no.

La polémica está servida, y la Semana Santa corre peligro de no ser celebrada en muchas Iglesias, que aun, si el Católico quiere asistir a la Santa Misa, se verá impedido, pues quizá su Iglesia ha cancelado las celebraciones.

Estamos en oración para que la Semana Santa pueda ser celebrada, pues es algo que nada debería impedir nuestra asistencia, a no ser un caso de fuerza mayor.

Confiamos en que el virus vaya perdiendo fuerza, y se puedan celebrar todas las Misas y todos podamos asistir, manteniendo eso si, medidas de prevención que nuestras parroquias decidan, como la higiene de manos, no dar la señal de la paz, no poner agua bendita en la fuentes, cosas sencillas y comprensibles que podemos asumir para evitar contagios.

También te puede interesar...

Artículo anteriorMi papá era ATEO, ¿está en el cielo o en el infierno?
Artículo siguienteAmigo ATEO, te pido PERDÓN