Un desconocido ingresó el 22 de abril a la parroquia San Juan Bautista en Monterrey, en el estado mexicano de Nuevo León, y amenazó al sacerdote que celebraba la Misa y la transmitía en vivo a través de las redes sociales.

El sacerdote mantuvo la calma, continuó la celebración de la Misa, y una vez concluida la Eucaristía se acercó a la cámara, enfocó al delincuente para que sea visto por los alrededor de mil espectadores y le pidió que se retire.

Horas más tarde, el Padre Ricardo López explicó que “en el momento de la purificación, después de la Comunión, entró una persona a la fuerza a la capilla del Santísimo”.

De acuerdo a la prensa mexicana, el caso ha sido abordado por las autoridades como intento de robo.

Más información: aciprensa